Inicio Superación Personal Como superar la tristeza que generan las fiestas

Como superar la tristeza que generan las fiestas

7
0

La navidad y un nuevo año se aproximan, y si bien para muchas personas es motivo de felicidad y reunión, para otras, las fiestas son generadoras de tristeza y desgano.

Al llegar el mes de diciembre muchas personas se sienten envueltas por la magia que trae consigo la navidad y el fin de un ciclo que le da comienzo a un nuevo año. Reuniones familiares, regalos y saludos de personas allegadas, hacen de esta fecha, un clima de alegría y sorpresas. Pero para muchas personas, las fiestas son causantes de tristeza. Ya sea que se trate de un recuerdo poco grato, de una ausencia, de la falta de dinero o de la imposibilidad de reunirse con seres queridos, las fiestas suelen traer consigo, para muchas personas, un vacío que no puede llenarse. Además de esto, al llegar las fiestas, hacemos balances de vida con respecto a la finalización del año transcurrido y estos balances son los responsables de sentimientos de alegría para muchos y de tristeza, para otros. ¿Cuál es la causa? Que más que un acontecimiento religioso, las fiestas, terminan siendo un evento comercial que convence a las personas que para ser felices deben ser capaces de recibir gran cantidad de regalos, reunirse con una enorme familia y recibir los deseos de felicidad de toda la gente conocida.

¿Por qué te deprimen las fiestas?

La depresión en esta época del año suele estar relacionada con los recuerdos de alguien que ya no está, con la lejanía de seres queridos, con la soledad, la falta de dinero y con tener que pasar las fiestas trabajando. Estos problemas que seguramente han estado durante el resto del año, son proclives a acentuarse en la fecha donde las reuniones, los lujos y los momentos de felicidad plena, acaparan la mayor cantidad de los anuncios publicitarios.

Como pasar unas felices fiestas

Para comenzar a cambiar el triste estado anímico que provocan las fiestas, debemos modificar nuestros pensamientos, ya que son los únicos responsables de nuestros sentimientos. Podrá parecer difícil, pero no así imposible.

Una de las claves para modificar tus sentimientos en las épocas festivas, será pensar que sólo se trata de un día más del calendario y no debe condicionarte la  manera de ver las cosas. Actúa de la misma forma que un día normal y si un conocido te invita a pasar las fiestas con los suyos, no digas que no. Estas fiestas podrán cambiar tu manera de vivirlas. Reflexiona acerca de lo que no te está permitiendo disfrutar de las fiestas y esmérate en darte el lujo de hacer lo que realmente deseas. Puede ser un buen motivo para premiarte por todo lo que has hecho bien en este año, olvidar rencores y reencontrarte contigo mismo.

Otro factor determinante es pensar a la inversa. Si por ejemplo extrañas a un ser querido ausente y este momento del año sólo te hace pensar en su ausencia, tendrás que invertir todas tus fuerzas en pensar en los momentos gratos que has vivido junto a esa persona. Es fundamental para cambiar tu visión de las fiestas y del resto de tu vida, que comiences a recordar los momentos gratos junto a esa persona, y que estos sean capaces de llenarte de energías.

Si el motivo de tu tristeza es que no tienes con quien compartir estas fiestas, no te quedes encerrado sin nadie con quien brindar. Existen muchos bares y restaurantes a los que acuden personas que como tu, no tienen con quien compartir las fiestas. Entonces ponte tu mejor perfume y sal a divertirte. No vale la pena quedarse encerrado llorando por la soledad, sino que será mucho más productivo, salir a encontrar gente que comparta el mismo sentimiento. La energía cambiará completamente. Además, no te lamentarás por no haber hecho nada para cambiar tu estado solitario. Si en cambio, tu soledad se debe a una elección, compra un buen vino y agasájate a ti mismo con una excelente comida. Tu cuerpo y tu mente lo agradecerán.

Replantéate tu vida y comienza precisamente en estas fiestas a desechar lo que ya no quieres en ella y a cultivar y programar todo lo que deseas. Seguramente, cuando vayas consiguiendo cada uno de tus objetivos y recuerdes que comenzaste a planearlos en las fiestas, terminarás amando estas fechas.

Una vez que hayas conseguido superar lo que realmente te afecta de las fiestas, comenzarás a disfrutarlas no como un momento comercial, sino como una época del año generadora de encuentros, empeño y energías.

Que estas fiestas sean motivo de celebración, superación personal, autoestima elevada, éxito y muchas alegrías compartidas en todos los lectores de Secretos de Prosperidad.