Inicio Negocios ¿Quién tiene el control?

¿Quién tiene el control?

380
0

En las finanzas como en cualquier otro aspecto de la vida, lo más importante es tener control de tus actuaciones, pensamientos y emociones. No importa lo que realices, siempre y cuando seas consciente de tu realización y te responsabilices por ella.

Para el caso de tus finanzas personales, el problema no es en qué gastaste tu dinero, porque cada persona tiene sus diferentes gustos, aficiones y necesidades. Lo más importante es si el gasto lo realizaste por que querías, o porque otros te indujeron a hacerlo, es decir si tenías control sobre el gasto o no lo tenías.

La publicidad cada vez se especializa en seducirte para atraer tu atención, convencerte de que debes comprar ya y en este momento, así no debas hacerlo. Dependiendo de tu personalidad, la publicidad podrá lograr convencerte a través de estrategias como las ofertas y promociones, el incentivarte con mensajes de premura que te hará dudar sobre el sentirte culpable por no haber aprovechado el momento del descuento en el precio, o el indicarte que muchos otros están comprando y tu no debes quedarte atrás, o el sentimiento de que te mereces la compra. Sin importar el argumento de venta y seducción, puedes terminar realizando un gasto perjudicial para las finanzas.

En otras oportunidades, tus amigos, compañeros de oficina, y vecinos, te pueden inducir a unas compras que tampoco necesitas, pero que realizas para estar a tono con el medio que te rodea, el estatus y la moda del momento. Estos gastos se relacionan por lo general con el vestuario, los automóviles, los equipos electrónicos, los electrodomésticos, y hasta la decoración de la misma casa. En este campo, también se vuelve a hacer la pregunta, sobre quien controla las finanzas, tu mismo o la gente que te rodea.

Dentro de la misma familia, también podrás recibir presiones de tus propios hijos, suegros, padres, y cónyuge, para que realices gastos en una u otra dirección que en realidad no necesitas y hasta no deseas, pero que te obligan psicológicamente a hacerlos. Tal vez de indujeron a ingresar a un club que se sale de tu presupuesto, o a realizar un viaje que no tenías planeado ni puedes pagar, y menos en la forma que ha sido concebido. De igual forma, se repite el mensaje, de que te la puedes estar pasando por la vida haciendo cosas que les conviene a otros, y que no obedecen a un deseo propio.

¿Quién tiene control, de tus gastos y acciones? Esperemos que cada vez ganes más control tu mismo de lo que haces, y no dejes que los demás y tu entorno se encarguen de decidirte lo que más te convenga, sea la publicidad, el entorno, o la misma familia. Recuerda que la responsabilidad final seguirá siendo tuya, y sería injusto asumirla cuando no eres partícipe directo de la decisión financiera tomada.

Artículo anteriorEl remo es un aparato increible para todo el cuerpo
Artículo siguienteEl Dinero es un buen sirviente, pero un mal maestro