Inicio Negocios y Finanzas El Paradigma del Ingreso

El Paradigma del Ingreso

13
0

Existe la creencia errónea que para ganar mucho dinero se tiene que trabajar muy duro, en parte es verdad que trabajar duro te puede dar cierto nivel de ingreso, pero al mismo tiempo tendrás que seguir haciendo ese trabajo o el ingreso se corta. Generalmente, cuando una persona empieza un negocio por querer ganar más dinero termina siendo un trabajador multitarea, haciendo esto y aquello. Pero los resultados no necesariamente son los mejores, un negocio no puede crecer con un solo trabajador, si tu negocio depende de la capacidad que tengas de llevar a cabo todas las tareas, entonces está limitado a tus propias capacidades y crecerá en proporción a tu capacidad de sostenerlo con tus propias manos. Y ni hablar de la sobrecarga, el agotamiento y el estrés.

Y así pasa en casi todos los casos de emprendimiento, si no se tiene claro la meta que se persigue, lo normal es quedar atrapado en un montón de tareas, trabajo y un crecimiento lento sino es que estancado. La habilidad de un negocio de crecer está en su capacidad para multiplicarse y administrar tareas. Pero lo que hace un negocio rentable no es su sofisticación sino su nivel de ventas. Vender, vender y vender más… esto es lo que hace un negocio rentable, si tu negocio no vende es simple, ¡no gana!

Normalmente esto es lo que sucede: estás empezando un pequeño negocio y tu eres el encargado del producto, porque todo negocio tiene un producto, eso es lo que se vende, sea que el negocio lo produzca o lo compre y lo revenda. Pero sin un producto no hay negocio, y esto aplica también para servicios. Entonces, eres el encargado del producto, digamos creaste una idea, un nuevo producto o servicio y eres la mente maestra encargada de crearlo y producirlo. Así empiezas a vender un poco y todo lo que vendas tu mismo lo produces, no quieres asociarte con nadie, no quieres contratar a nadie porque no ves necesario dividir tus ganancias pagándole a otro algo que tu mismo puedes hacer. Entonces aquí viene el problema, ¿cuánto estás en capacidad de producir tu mismo? Llegará un momento en que estarás copado con mucho trabajo mientras tu nivel de ventas no crece y si crece te saturas más. Aquí viene entonces el primer punto:

Trabajar Mucho -> Vender Poco

Así es, estás trabajando mucho y «ganando mucho» tal vez porque no tienes que pagarle a nadie, no tienes que dividir tus ganancias. Pero hasta aquí llegaste porque con tu actual capacidad de trabajo no puedes incrementar tus ventas o colapsarías. La única manera de que puedas hacerlo todo tu solo es que manejes un número limitado de ventas o clientes, por tanto para ganar mucho trabajando mucho, tienes que vender poco. Ganas mucho de acuerdo a tus habilidades y trabajo, pero hasta allí llegó tu ingreso.

Ahora que tal si te sueltas un poco y te desapegas del yo, el yo en los negocios es perjudicial para el crecimiento, aquí se marca la diferencia entre el autoempleado que trabaja mucho y el millonario que gana mucho pero trabaja poco, si es que trabaja. Como Robert Kiyosaki suele expresar en su famoso cuadrante del flujo del dinero existen 4 maneras de ganar dinero: empleado, autoempleado, empresario e inversionista. Kiyosaki los clasifica en dos columnas la primera de la izquierda es la columna de ingresos activos, en donde usted trabaja para el dinero. La segunda es la de ingresos pasivos, en donde usted tiene un sistema o dinero trabajando para usted.

cuadrante del flujo del dinero

El cuadrante ideal donde podemos disfrutar de total libertad y potencial de crecer nuestro ingreso es el 4° cuadrante, el cuadrante del inversionista, donde es el dinero quien trabaja para nosotros, no tenemos que trabajar, no tenemos que lidiar con horarios ni empleados, nuestro dinero hace todo eso. Y aquí vamos al segundo punto:

Vender Mucho -> Trabajar Poco

Decíamos que manejar un negocio donde tu eres el que hace todo o te involucras demasiado en las tareas de la producción y administración que no te queda tiempo para hacer que el sistema crezca, que venda más. Aquí podríamos decir que estás en cuadrante A, donde ganas mucho dinero trabajando por tu cuenta, pero tus ingresos están limitados por tu capacidad para trabajar y sin mencionar que el día que no trabajas no ganas.

Entonces vamos a ver cómo es que trabajando poco puedo vender y ganar más. Pues es muy sencillo, como vemos en el cuadrante de la figura anterior, los cuadrantes de la columna derecha son D e I, en ambos cuadrantes no se depende de un empleo o de un trabajo autónomo, porque ambos han construído un sistema o un capital que trabaje para ellos. Así, pueden crecer y multiplicarse sin necesidad de trabajar más, de hecho casi ni trabajan. Porque lo único que hacen es crear ideas, ideas que otras personas ejecutan. En el caso del cuadrante I, son ideas que el dinero ejecuta. Ya puedes empezar a entender cómo es posible que los ricos cada vez se hacen más ricos y sin trabajar, pues siempre se la pasan en viajes, cenas, clubes… mientras otros trabajan, trabajan y trabajan sin descanso y ganan apenas para alimentar su copado estilo de vida.

No es trabajando más que vas a multiplicar tus ingresos, no es trabajando mucho que lograrás que tu negocio crezca, es trabajando inteligentemente. Claro, al principio no se cuenta con mucho capital y tendrás que trabajar un poco, pero esto es para que vayas construyendo una mentalidad más de empresario/inversionista, que si quieres tener un buen nivel de vida y mucha libertad, no te esclavices del trabajo sino que aprende a crear sistemas que trabajen para ti.

¡Mejor aún aprende a que el dinero trabaje para ti!

¿Y tú en qué cuadrante estás?