Inicio Éxito Modifica tu energía con afirmaciones positivas

Modifica tu energía con afirmaciones positivas

78
3

De la misma manera en que somos capaces de comprender que existe una energía invisible, que se materializa en la luz de una lámpara, deberíamos entender, que nuestra propia energía no puede verse, pero si manifestarse.

La energía se encuentra permanentemente en nuestro cuerpo y se transforma de acuerdo a nuestros pensamientos, palabras y acciones.

Un error que cometemos habitualmente, es el de centrarnos en el aspecto negativo de los hechos o deseos. Esto nos lleva a seguir generando lo que no queremos que suceda.

Por ejemplo: Nos encontramos con un problema en el ámbito laboral. Llegamos a nuestro hogar abatidos. Nos preguntan como nos sentimos y contestamos: – “Me siento muy mal”. Discutimos. Nos enojamos. Pareciera que nuestro día se ha puesto negro.  Nos concentramos en el inconveniente, en lo que no queremos que ocurra,  cuando en realidad deberíamos concentrarnos en su resolución, o mejor aún, en pensar hacia donde queremos llegar.

Cómo canalizar la energía para que funcione a nuestro favor

Existen diversas técnicas para generar un cambio de energía.

Permanentemente tratamos con personas a las que todo lo que emprenden les sale como lo planearon, consiguen siempre lo que desean y se encuentran felices. Su energía funciona como un boomerang, emanan positividad y esto es lo que reciben. Seguramente, consciente o inconscientemente, estas personas conocen la manera de modificar la energía para que fluya a su favor.

A partir de esta lectura, aprenderemos a manejar nuestro propio flujo energético, para que nos conduzca hacia donde queremos llegar.

En primer lugar, nada mejor que relajarnos. Nuestra mente necesita ser alimentada de igual manera que nuestro cuerpo, si no, se enferma.

No necesitamos ser expertos en meditación para alcanzar el relax, pero cada persona, posee diferentes formas de llegar a la relajación. Cocinar, cantar, salir a bailar, recorrer espacios verdes, correr, mirar televisión, leer, etc. La consigna es que nuestra mente deje de pensar, al menos por un tiempo, en todas las preocupaciones que la invaden.

Esto va a ayudarnos a que nuestros pensamientos se oxigenen para luego, plantearnos soluciones y objetivos de manera diferente.

Frases que nos cambian la vida

Otro factor que influye invisiblemente en nuestra energía son las frases que empleamos en la vida cotidiana, éstas, muchas veces, potencian el flujo de la negatividad. Frases como: “Esta persona me tiene cansada”. “Este trabajo me consume todas las energías”. “No llego a estudiar para este examen”. “No tengo suficiente dinero para comprarme tal cosa”. Nos focalizan en la idea de que no somos capaces de alcanzar nuestras metas por más que queramos.

La manera en que formulamos ciertas oraciones, ayudan a malgastar u optimizar nuestra fuerza interior, nuestra fe, nuestra vida.

Para modificar la negatividad de las oraciones que empleamos cotidianamente, solo debemos pensar, que le aconsejaríamos a un ser querido. Así es como en vez de decir: -“No llego a estudiar para este examen”, vamos a afirmar: – “Si pude estudiar para exámenes mas complejos, puedo estudiar para aprobar mi próximo examen”.

Las afirmaciones positivas  son frases que tienen como objetivo cambiar nuestras creencias negativas. Pueden realizarse en silencio, solo debemos tener la convicción de que son posibles y repetirlas las veces que sea necesario para que se manifiesten. Se pueden repetir una sola vez en varios momentos del día o como una especie de mantra, ya que nuestro inconsciente escucha esta frase y la toma como cierta. Además mientras repetimos esta frase, nuestra mente se concentra sólo en la oración e impide que divague en pensamientos negativos. Es muy importante, que las afirmaciones sean relativas a lo que SI se quiere y no a lo que NO se quiere, y que estén formuladas en tiempo presente, como si lo estuviésemos logrando en este preciso momento. Un ejemplo claro es reemplazar la frase: “No quiero sentirme tan triste” por la oración: “Soy feliz”.

De esta manera convertimos una creencia negativa en positiva.

Como toda técnica, lleva su tiempo, pero con la práctica de la misma, pronto comenzaremos a notar un cambio en los aspectos de nuestra vida que queremos modificar.

Los pasos a seguir son:

  • Identificar el deseo, objetivo o creencia a modificar. ¿Qué es lo que queremos conseguir?
  • Formular la afirmación en tiempo presente. “Apruebo el examen porque me preparé para hacerlo”.
  • Repetir la afirmación.

La energía interior trabaja para cada uno de nosotros. Modificar la utilización de la misma es la clave para  lograr todo lo que siempre hemos soñado.

La técnica mencionada anteriormente es simple, requiere de poco tiempo y produce un cambio radical en nuestras vidas. No cuesta nada realizar el intento.