Inicio Éxito y Prosperidad Piensa como un millonario

Piensa como un millonario

29
0

Se puede creer que los millonarios son personas bendecidas con fortunas heredadas, una educación e inteligencia superior, unas destrezas numéricas y para maneja el dinero mejores que el resto, o simplemente haber nacido en el lugar y momento correcto para que su prosperidad se hubiera engrandecido con este golpe de suerte del destino.

Sin embargo, los estudios más prestigiosos y los analistas más cuidadosos y estudiosos sobre el tema, no encuentran ni que el lugar de nacimiento, ni la educación, ni la inteligencia, ni la suerte, hayan sido factores de éxito generalizados para que la fortuna prosperara en todos los casos.

El atributo que si se identifica como presente para todos los millonarios, es su actitud para pensar financieramente en el largo plazo, su actitud de mentalidad de largo plazo, que convierte a las personas gestoras de su futuro, estrategas, planificadores, guiados por objetivos y metas, personas que definen prioridades y se orientan en la consecución de sus metas. Son capaces de predecir el comportamiento futuro de los consumidores, las tendencias y las oportunidades de negocio que se presentarán en el tiempo, para poder anticiparse a ellas y obtener ventajas estratégicas.

Gran parte de su tiempo lo dedican a la planeación, analizar su situación actual, a donde desean llegar, y trabajar para conseguirlo. Es una mentalidad de perspectiva a largo plazo, a 10 o 15 años, en donde se visualizan que van a llegar y lo consiguen. Porque el que tiene mentalidad de corto plazo, se dedica es a disfrutar y ganar lo obtenido. Mientras que el que piensa en el largo plazo, es capaz de demorar su gratificación inmediata por conseguir después una mayor, lo que permite ser emprendedor e independiente financieramente.

El mejor ejercicio que puedes realizar en este momento para desarrollar tu actitud financiera, es pensar como deseas estar en 15 o 20 años, cuanto deseas obtener en dinero, con que prosperidad te visualizas, escribe la visión y desarrolla un plan de trabajo para obtenerlo. Comienza ya mismo y todos los días para obtener lo que te propones.

A continuación, desarrolla la habilidad para demorar la gratificación de corto plazo, en lugar de comprar compras por impulso, piensa y toma decisiones, para cada día, semana, mes y año. Piensa más allá de la gratificación inmediata y de sus implicaciones, para que no actúes irracionalmente y el impulso del presente impida que logres tus propósitos de largo plazo, entre los cuales se encuentra por supuesto el lograr tu independencia financiera.

Fuente de inspiración: Brian Tracy – Think like a millionaire